La felicidad en redes sociales ¿realidad o farsa?

felicidad redes sociales
Masha Raymers- Pexels

La felicidad es contagiosa dicen actualmente y es redes sociales es una constante. Un estudio realizado por la Universidad de California entre los años 2009 y 2012 expone que las publicaciones positivas en redes contribuyen a mejorar el estado de ánimo de los usuarios en el entorno. Las publicaciones positivas suelen obtener un mayor número de likes que las negativas e impulsan a los demás, a publicar cosas similares. 

Pero ¿toda la felicidad que publicamos es real siempre? Es una interesante pregunta que solemos hacernos al ver interminables publicaciones en Facebook, Instagram y Whatsapp de contactos felices en distintas actividades.

¿Qué dicen los especialistas?

Numerosos psicólogos y estudiosos del tema afirman que no todo lo que se publica es cierto. Más allá, apuntan que las publicaciones felices no  necesariamente indican un estado de felicidad constante porque eso es una condición irreal. En líneas generales, nuestra vida es un compendio de buenos y malos momentos, no una carrera eterna de felicidad incontrolable.

Por esta razón, la mayoría del material que vemos refleja exactamente eso: los buenos momentos. Pero tiene una gran influencia en las emociones y sentimientos que despierta en quienes las observan con cuidado.

No todo lo que se muestra en redes es real. La felicidad existe pero también la tristeza.  Es un hecho que los momentos difíciles son los que nos permiten forjar el carácter y afrontar dificultades a futuro. Lo que sucede es que nos hemos convertido en una sociedad que suele huirle a la tristeza y ha hecho de la felicidad un “logro” o meta que mostrar en redes, más que un estado real .

Alex Perez-Unsplash

Felicidad y redes sociales

Las redes sociales suelen vender un estado irreal de satisfacción muchas veces. Nos impulsan a estar felices 24 horas, ser la mejor pareja, el mejor amigo, poseer el mejor cuerpo, etc. Se han convertido en una fuente de frustración para quienes se sienten intimidados ante tanta perfección, frente a sus propias vidas. 

Incluso, pueden dar lugar a  una búsqueda de belleza constante donde no hay espacio ni para el más mínimo error, generando angustia. La aprobación del público es la medida de la felicidad que se obtiene en cada publicación. Mientras más likes, más “felices”.

Lo mismo sucede con la percepción de la belleza física y el uso de filtros para cambiar la apariencia. Su utilización ha distorsionado hasta cierto punto la autopercepción de muchos jóvenes, incluso niñas pre adolescentes quienes no son capaces de publicar una imagen real en redes. Dedican horas a modificar sus fotos para alcanzar un standard de redes y lograr la mayor cantidad de likes posible. Una especie de “felicidad” construida sobre bases falsas.

El postureo se ha vuelto tendencia en redes. Según la  RAE (Real Academia de la Lengua), el postureo se define como una “actitud artificiosa e impostada que se adopta por conveniencia o presunción”, por querer aparentar algo delante de los demás. En redes sociales, este postureo se ha convertido en la necesidad de mostrar felicidad para obtener la aprobación de los demás. 

Entonces ¿dónde está la verdad?

Lo cierto es que la vida es una mezcla de sucesos felices y amargos. Y eso es totalmente normal. Aprender a balancear los buenos y malos momentos es la clave. Y entender que nuestra autoestima no se mide por la aceptación de los demás en redes sociales es lo más importante. 

La tristeza es parte natural de la vida y nos ofrece la oportunidad de crecer y aprender a desarrollar las herramientas necesarias para gestionar las crisis en cualquier momento. Compartir lo que nos hace felices es totalmente válido pero también lo es estar triste o desanimado frente a las adversidades de la vida. 

Nuestra imagen corporal no tiene por qué responder a ningún estereotipo fijado en las redes. Lo más sano es trabajar para alcanzar un alto nivel de autoestima, independientemente de la opinión de un tercero. 

Toca muchas veces tomar distancia de las redes y su encanto irresistible y retomar la vida real, la del contacto físico, la conexión profunda. Y construir nuestras relaciones en estos espacios. Acercarnos más al otro y compartir nuestra realidad, de forma cálida. Establecer y fortalecer los nexos de confianza , de manera que nos sintamos libres de mostrarnos como somos sin la esclavirud que impone un like a cada paso. 

Tu Clínica Digital comparte la necesidad de ir más allá de la pantalla y establecer una conexión real con su audiencia. Queremos estar cerca de ustedes siempre que sea posible y necesario. Y estamos dispuestos a acompañarlos en su camino hacia descubrir sus talentos, sus posibilidades e incluso, sus mayores temores. Compartir la felicidad en redes sociales es un gusto pero ser parte de ella es mucho más grande para nosotros . Estamos a un clic si nos necesitan.