Tus talentos como punto de partida a la hora de emprender

talentos

Estás sentado frente a la pantalla de tu pc, pensando y ninguna idea viene a tu cabeza. O peor, vienen muchas pero casi todas te causan temor. Estás buscando ese espacio para emprender pero no logras tomar una decisión. Revisas mil veces la experiencia de otras personas pero no logras una identificación aún. Decides tomar un descanso, apagas la pc y sales dispuesto a disfrutar de lo que más amas por un rato: escribes un ensayo, pintas un cuadro, arreglas el jardín, preparas una torta, etc. Contemplas satisfecho el resultado de tu esfuerzo y te retiras a pensar nuevamente en tu próximo proyecto para emprender y nada. Deseas sentir con tu proyecto la misma emoción que al ver tu cuadro, leer tu ensayo o comer tu torta y, por primera vez y de forma casi instintiva piensas que podrías escoger tus talentos como punto de partida a la hora de emprender.

Vivimos en una sociedad donde hemos aprendido que el camino para el éxito viene dado por el esfuerzo duro y prácticamente el sufrimiento constante en un trabajo diario. Debemos perseguir el sueño de una abundancia económica, el prestigio profesional, la extensa formación académica pero poco nos hablan de lo que debemos sentir en ese proceso. Básicamente, es un proceso vacío de emociones y de pasión.

Esa forma de pensar es la fuente de la frustración a la hora de emprender para muchísimas personas. Se embarcan en aventuras de negocio guiadas por la experiencia de otros. Persiguiendo los éxitos de los demás: si fulano hace dinero vendiendo cajas, pues yo puedo hacer lo mismo y mejor. O si mengana hace vestidos pues yo también, con un poco de esfuerzo. Y muchos de estos negocios se diluyen en el camino.¿Y por qué? Por falta del ingrediente más importante a la hora de emprender: el talento propio y la pasión que despierta.

¿Qué es el talento?

qué es el talento

La palabra talento tiene su origen en el término latino talentum y se refiere, en principio, al plato de la balanza. Posteriormente, se utilizó como el término que identificaba una medida de riqueza. En la Biblia, en La parábola de los talentos es que encontramos una connotación más cercana a la que conocemos actualmente acerca de los dones que posee cada una de las personas.

Según la RAE, el talento es la capacidad para entender y desempeñarse en algún campo. Un concepto más completo, lo define como la habilidad innata para destacarse en alguna materia en específico. Implica el hecho de poseer una aptitud natural para realizar alguna actividad de forma óptima. 

Todos tenemos talentos. Eso es una realidad innegable. Pero no todos hemos sido educados para identificarlos y potenciarlos. Incluso, muchas veces cuando un niño demuestra alguno de sus talentos , es posible que se le anule si no se le considera algo de prestigio o que pueda rendir frutos a nivel económico a futuro. 

¿Sólo basta con tener talento?

Los talentos son innatos pero también necesitan ser educados, enriquecidos con la práctica y el estudio y se apoyan en la inteligencia emocional del ser humano y sus fortalezas de carácter. La inteligencia emocional nos permite gestionar de forma positiva nuestras emociones, manteniendo a raya el miedo y cualquier emoción negativa que nos limite a la hora de desarrollar nuestros talentos.

Talentos

Las fortalezas de carácter, por su parte, se convierten en nuestros pilares para enfrentarnos al mundo desde lo mejor de nosotros. La Psicología Positiva sobre la Teoría del Bienestar o PERMA, nos habla de la importancia de crecer en las siguientes áreas:

  •  manejar de forma positiva nuestras emociones
  •  el compromiso y el disfrute de nuestras tareas,
  •  formar redes de interconexión humana que nos alimenten de forma positiva ,
  •  llevar una vida con significado 
  • Perseguir nuestros sueños y metas

En este esquema, las fortalezas de carácter son todas aquellas características de nuestra personalidad que se destacan de forma positiva y nos permiten enfocar nuestros esfuerzos hacia el bienestar y la autosatisfacción. En otras palabras, vivir de acuerdo a nuestras fortalezas y no luchando con nuestras debilidades.

Entre las principales fortalezas de carácter, podemos nombrar la sabiduría, el amor, la templanza, la creatividad, la curiosidad, el buen juicio, la inteligencia social, la valentía, la tenacidad, la honestidad, el autocontrol, la espiritualidad, el humor, la ecuanimidad y el liderazgo, entre otras. Cada una de ellas, se convierten en las bases para impulsar nuestros talentos innatos. 

Por ejemplo, si la cocina es nuestro talento y nuestras fortalezas de carácter son la tenacidad, la curiosidad y la creatividad, todas juntas son una mezcla explosiva que puede dar como resultado un profesional culinario que no se rinde y lucha por sus proyectos, con recetas únicas y unas ganas eternas de aprender. 

Es así como el desarrollo de nuestros talentos se vuelve una fuente inagotable de oportunidades y bienestar para el ser humano. Nos permite crecer a nivel personal y convertirlos en motivación a la hora de emprender.

¿Cómo descubrir tus talentos?

Descubre tus talentos

En este punto, es muy importante el proceso de conocimiento personal. No es posible saber en qué somos buenos si no nos conocemos a profundidad. El autodescubrimiento es un camino que debemos recorrer para encontrar aquellos dones que a lo mejor desconocemos o desechamos por temor en algún momento.

Hay tres preguntas básicas que podemos hacernos en este proceso para descubrir nuestros talentos:

  • ¿Cuáles son esas actividades que despiertan en nosotros el sentido de compromiso por encima de cualquier cosa?
  • ¿Qué actividad despierta una emoción profunda en nosotros, nos hace sentir felices y totalmente plenos?
  • ¿Cuáles son mis valores y qué actividades se alinean a ellos?

Con las respuestas a estas tres preguntas puedes ir construyendo un mapa de tus talentos y cómo se alinean en tu vida, junto a tus valores y prioridades. Es un paso vital.

Muchas personas descubren al cuestionar que tienen años usando sus talentos en muchas áreas de su vida pero jamás pensaron que pudieran aplicarlos como punto de partida para emprender . Hay personas que tienen un talento innato para la labor social , crear redes de ayuda y solo cuando lo internalizan entienden que pueden hacer de ellos un modo de vida , crecer y ser parte de una causa mayor. Y eso es otro punto muy importante.

Cuando descubres tus talentos, se despierta en tí la necesidad de aportar al mundo algo nuevo. Disfrutas no solo haciendo lo que amas sino compartiéndolo con la gente y haciendo de su vida algo mejor. Esa sensación es a lo que se refiere la Psicología Positiva cuando habla de la vida con significado como un aspecto importante para todo ser humano. Sentir que somos parte del todo y aportamos nuestro grano de arena en su bienestar. 

Descubriendo nuestras fortalezas de carácter

Fortalezas de Carácter

No solo es importante descubrir tus talentos en este proceso. También es vital descubrir cuáles son tus fortalezas de carácter para potenciar tus talentos y darles una base sólida.

Existen herramientas que te pueden ayudar en este proceso, tales como el Test de Fortalezas de Clifton, desarrollado por la empresa encuestadora Gallup a nivel mundial, bajo la supervisión del doctor Donald Clifton. Dicho test se basa en la definición de las fortalezas del ser humano en base a la psicología Positiva. Nos ofrece una panorámica de aquellos aspectos donde nuestro carácter presenta mayor solidez y sirve como base para desarrollar de forma positiva nuestros talentos.

Igualmente, el Test VIA de Fortalezas personales del Centro de Psicología Positiva de la Universidad de Pensilvania, liderado por el creador de esta corriente, el Dr. Martin Seligman nos ofrece la posibilidad de descubrir aquellos aspectos positivos de nuestra personalidad que nos servirán de fundamento y motor en el desarrollo de nuestros talentos.

Tus talentos como punto de partida al emprender

Una vez que hayas recorrido este camino de autodescubrimiento estarás listo entonces para las respuestas que te hacías al momento de emprender. Tus talentos pueden ser con certeza ese punto de partida a la hora de iniciar un negocio o emprendimiento. Investiga el mercado, conoce a personas con talentos similares que hayan sido exitosos al monetizarlos.

Aprende de sus experiencias. Descubre en qué áreas necesitas enriquecer tu talento. Si requieres formarte un poco más en algún aspecto, aprender algunas técnicas, etc. No dejes fuera nada. Empápate del tema y construye tu propia ruta. 

Te aseguro que nunca habrás experimentado una empresa más emocionante que aquella que parte de lo que amas hacer y disfrutas a plenitud. No tengas miedo. Confía en tus talentos como primer paso para emprender. Que la pasión sea tu motor y Tu Clínica Digital el asesor que necesitas.

Área de Aprendizaje
TU CLINICA DIGITAL

0